Comunicación

Está científica e históricamente demostrado: la industria solo defiende sus intereses, incluso a costa de la salud de la ciudadanía.