26 agosto, 2019
Redacción Intangibles (26 artículos)
Compartir

Incendios forestales en Brasil, Bolivia y Paraguay

Más de 1,000 nuevos incendios forestales fueron detectados durante el fin de semana según la institución brasileña que monitorea estos eventos.

El fuego sigue devorando la Amazonía. Solo este fin de semana el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil detectó 1,130 nuevos incendios forestales que se suman a los más de 74,000 que están devastando los bosques de ese país en lo que va del 2019.

Bolivia y Paraguay también enfrentan una situación crítica. Más de un millón de hectáreas de la Amazonía boliviana ha desaparecido bajo el fuego en lo que va del año y la mitad de ellas se quemaron en la última semana. Mientras que en Paraguay por lo menos 39,000 hectáreas del pantanal se han extinguido.

Tal vez te interese leer: | Colombia: deforestación en el parque Tinigua aumentó cerca de 400% entre 2017 y 2018

Los líderes del G7 –reunidos en Biarritz, Francia– acordaron destinar 20 millones de dólares para ayudar a los países afectados por la destrucción de la Amazonía. El anuncio lo hizo el presidente de Francia, Emmanuel Macron, junto a su par chileno Sebastián Piñera, país invitado a la cumbre que reúne a Alemania, Canadá, Francia, Estados Unidos, Japón, Italia y Reino Unido.

Incendios forestales en Brasil, Bolivia y Paraguay 6

El fuego arrasó con un extenso territorio del bosque seco de Roboré, en Bolivia. Foto: Jerson Bravo, bombero voluntario.

Mientras tanto, el gobierno de Brasil inició operaciones militares en siete estados del país para combatir el fuego y durante el fin de semana autorizó el vuelo de aviones militares para lanzar agua sobre los incendios que devoran la Amazonía.

La reacción se produce luego de una serie de críticas que recibiera el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por sus políticas ambientales; y una serie de reclamos de los gobiernos locales afectados por el fuego.

Devastación en Bolivia, cerca del millón de hectáreas

“El fuego es un monstruo que nos está amenazando. Todo es cenizas y miedo”, narra con desesperación Iván Quezada, alcalde de Roboré. Hasta ahora, el fuego ha consumido más de 450,000 hectáreas de bosque, cifra que sumada a las hectáreas devastadas desde que empezaron los incendios forestales en Bolivia este año bordea el millón, según fuentes oficiales.

Estos incendios son causados muchas veces por el chaqueo —quemas para preparar el terreno para la siembra o para la crianza de ganado— que se salen de control. Una práctica que este año ha estado en el centro de las críticas debido a un polémico decreto aprobado por el Estado, que promueve la ampliación de la frontera agrícola y permite la “quema controlada” en áreas de uso forestal.

Lea la historia completa en Mongabay Latam.

Incendios en reserva de Paraguay, 37,000 hectáreas

En la madrugada de este domingo se confirmaron nuevos focos de incendio en la reserva biológica Tres Gigantes. El incendio afecta ya el 70 por ciento de las 15,000 hectáreas de la reserva, una de las pocas dedicadas a la conservación de la biodiversidad en Paraguay.

Incendios forestales en Brasil, Bolivia y Paraguay 7

Bomberos trabajan en la Reserva Ecológica Tres Gigantes. Foto: Secretaría de Emergencia Nacional, Paraguay.

Según registros satelitales de Guyrá Paraguay, organización que maneja la estación biológica Tres Gigantes, ubicada a orillas del Río Negro en el Pantanal Paraguayo, el fuego comenzó el 17 de agosto dentro del Parque Nacional Río Negro.

Los científicos de la estación biológica, ubicada muy cerca del área protegida, fueron testigos del inicio de este desastre. El viento hizo que las llamas rápidamente se extendieran y en cuestión de horas cientos de hectáreas estaban ardiendo. El incendio aún no ha sido controlado.

El Pantanal paraguayo forma parte del Gran Pantanal, un extenso territorio que comparten Brasil, Paraguay y Bolivia, y que representa una de las principales reservas de humedales de Sudamérica.

Ubicada en el departamento de Alto Paraguay, es una zona extremadamente rica en biodiversidad situada a su vez dentro del Gran Chaco americano, la segunda área natural más grande de toda la región después de la Amazonía, que hoy también está en llamas.

Lea la nota completa en Mongabay Latam

Quemas y cambio climático local, los responsables

Antonio Donato Nobre, investigador brasileño del Instituto de Investigación Espacial (INPE), es reconocido como uno de los investigadores más importantes de la Amazonía. Su teoría de los «ríos voladores» reveló al mundo la importancia que este bosque tiene en la regulación climática del planeta y en el ciclo hidrológico de todo el continente.

Donato Nobe explica que los árboles en la Amazonía liberan cada día a la atmósfera alrededor de 20 millones de toneladas de vapor de agua. Al llegar a una cierta altitud, el vapor se enfría y se condensa formando nubes que son arrastradas por los vientos hacia el interior del continente. Estas, al chocar con la cordillera de los Andes, liberan el agua en forma de lluvia regando buena parte de América del Sur.

Incendios forestales en Brasil, Bolivia y Paraguay 8

Mapa de incendios que muestra fuegos activos para la semana del 13 de agosto de 2019 en Brasil. Cortesía de Global Forest Watch.

En entrevista con Mongabay Latam expica que “los datos de focos de calor indican que los municipios que están más afectados son justamente los que están en la frontera de la zona ocupada por madereros y especuladores de tierra.

“Esto viene pasando hace 40, 45 o 50 años. No es la primera vez que la Amazonía se quema. Además, desde hace mucho tiempo los ganaderos, los especuladores de tierra, madereros, entre otros, abren carreteras, talan el bosque para después meter ganado, y soya, y toda esa tierra se convierte para la agricultura. Pero lo que hemos venido viendo desde la última década es que el clima local está cambiando. Hay un cambio climático local que se está saliendo de control”.

Lee la entrevista completa en Mongabay Latam.

TAL VEZ TE INTERESE LEER: Cambio climático: amenaza en cascada a la biodiversidad

Redacción Intangibles

Redacción Intangibles