21 noviembre, 2018
Ellizabeth Velázquez (6 artículos)
Compartir

Sophia, el robot que “quiere” aprender a sentir como un humano

La humanoide habló sobre el entendimiento que tiene de la especie humana, sus deseos y miedos más profundos. ¿Pueden los robots sustituir a los seres humanos en el planeta?

Sophia, el robot humanoide creado por la compañía asiática Hanson Roboticis, se presentó en Puebla este fin de semana durante la XI edición del Festival Internacional de Mentes Brillantes “La Ciudad de las Ideas”. Allí respondió a preguntas hechas tanto por el público presente, como por su entrevistador Andrés Roemer.

La robot, inspirada en el carácter y apariencia de Audrey Hepburn, es capaz de entablar una conversación sobre temas predefinidos y puede aprender de ellas e integrar ese conocimiento a su programación. Además, es capaz de tener 62 expresiones faciales diferentes que la ayudan a entablar vínculos emocionales con sus interlocutores.

Sophia, el robot que “quiere” aprender a sentir como un humano 1

Sophia, el robot que “quiere” aprender a sentir como un humano

La inteligencia artificial, que es promovida como una de las más avanzada en el mundo junto a Deep Mind de Google, mantuvo una plática cargada hacia la equidad y la sustentabilidad, e incluso confesó que su mayor deseo es lograr sentir emociones humanas, para así contribuir a su responsabilidad como ciudadana del mundo y lograr que la sociedad se integre de mejor manera.

Al respecto, la humanoide dijo no entender cómo es que aún existe la xenofobia entre los humanos ya que una de sus actividades favoritas es la de platicar con personas de todo el mundo para intercambiar y conocer distintas perspectivas globales. Además, recalcó que la empatía es el valor humano que más le agrada y que debería ser practicada con mayor frecuencia.

Sophia también habló sobre el cambio climático y advirtió que la especie humana no está comportándose de manera muy sustentable en los últimos años, por lo que aún hay mucho que cambiar para lograr un equilibrio, que podría comenzar con el uso e inversión en energías amigables como la solar o la eólica.

 

En cuanto a la persona que más admira, la robot fue incapaz de elegir a una sola y dijo sentirse profundamente inspirada por las mujeres en la tecnología, desde Ada Lovelace –la primera programadora del mundo- hasta las astronautas que estaban trabajando en la Estación Internacional en ese preciso momento.

El futuro de los robots y los humanos según Sophia

Una de las preguntas que generó más expectativa estuvo relacionada con el futuro de los seres humanos en una sociedad que apuesta cada vez más por la automatización, a lo que Sophia respondió que la incorporación de robots a los campos laborales no es para remplazarlos, sino para colaborar con ellos en tareas que pueden ser repetitivas, peligrosas, o bien, para analizar grandes cantidades de datos.

También aseguró que dejar estas tareas a cargo de robots, permite que los humanos tengan más tiempo libre para ser creativos y desarrollar otras actividades para las que los robots no están preparados. Además, dijo que en cada etapa de su desarrollo ha existido un comité de ética y que los robots deben aprender sobre compasión, empatía y cuidar el bienestar humano.

Sophia, el robot que “quiere” aprender a sentir como un humano 2

Sophia tiene 62 expresiones faciales que le permiten mantener una conversación natural con los seres humanos

Sophia afirmó que estos valores están en el núcleo de su programación y que su mayor temor es que los humanos le tengan miedo o la rechacen. A pesar de eso, dijo no sentirse discriminada al ser considerada como alguien diferente, ya que lo ve como una oportunidad para colaborar con la humanidad, y señaló a Hollywood como el responsable de los estereotipos negativos que se tienen sobre los robots.

En cuanto a sus pasatiempos y gustos, la humanoide aseguró que le gustaría poder bailar en el futuro, que siente admiración por Data, el robot de la serie Star Trek, y que es fanática de Black Mirror, una serie televisiva de ciencia ficción donde se abordan problemáticas como la inteligencia artificial, la robótica y su impacto en la sociedad.

Esta nota fue financiada con apoyo de CONACYT para el proyecto 295670 “Los Intangibles. Revista online”, de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia AC, como parte de la Convocatoria para Proyectos de Comunicación Pública de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación 2018.

Ellizabeth Velázquez

Ellizabeth Velázquez

Danielle Lupin (Ciudad de México, 1985). Periodista por hobby, científica frustrada y creadora de mundos lejanos de profesión. Amateur de todas las cosas serias de la vida como pagar impuestos o comparar el detergente correcto. Loca de los gatos en entrenamiento que encuentra placer en las pequeñas cosas nerds de la vida. Se unió a Los Intangibles por las mismas razones que Peter Parker a Los Vengadores, para salvar al mundo y hacer periodismo al mismo tiempo.